Como «un acto irresponsable y suicida». Así calificó el vicepresidente de la Federación Colombiana de Educadores (Fecode), Pedro Osorio, la decisión de regresar a clases presenciales el próximo 1 de agosto.

A Fecode le preocupa que «se traslade una responsabilidad nacional, a los entes territoriales, sobre todo a las Secretarías de Educación municipales, debido a que no cuentan con recursos. Además, no hay medidas de bioseguridad que impida el contagio de estudiantes, maestros y los mismos padres de familia. Así que es un rechazo total, a la equivocada decisión de retornar a clases».

Por otra parte, el Presidente de Asinor, Cesar García, manifestó que no solo se trata de terminar un año escolar, sino de poner en riesgo la vida de la comunidad educativa.

Agregó que lo más probable es que si no se cuenta con los protocolos de bioseguridad muy seguramente los padres de familia no van a enviar a sus hijos a las instituciones educativas.

«Mientras no se den todas las normas que ha recomendado la Organización Mundial de la Salud, Asinor rechaza la posibilidad de retomar las jornadas presenciales», explicó García.

Lea también: Auxiliares de enfermería denuncian que Alcaldía no les paga desde hace 3 meses

Estás reacciones se dieron luego de que el Ministerio de Educación anunciaran la posibilidad de que las instituciones educativas privadas regresen a clases en agosto.

El coordinador de un colegio privado de Cúcuta aseguró que están a la espera de que la Secretaría de Educación entregue los lineamientos para iniciar el proceso educativo. Sin embargo, enfatizó en que por ahora los padres de familia han mostrado su negativa ante el regreso a la presencialidad, por considerar que sus hijos corren peligro.

Al respecto, la Secretaría de Educación departamental espera iniciar, la próxima semana, mesas de trabajo para establecer cómo aplicarán el modelo de alternancia, junto a los protocolos de bioseguridad.

La subsecretaria de Educación, Hilsa Aldana Pérez, aclaró que no todos los niños podrán acceder a las jornadas en las plantas físicas.

«Algunos deberán seguir trabajando con guías desde casa. Los funcionarios adelantarán un proceso de caracterización para validar el estado de salud de toda la comunidad educativa. Se debe conocer si los estudiantes viven con personas adultas y otros aspectos que son importantes para establecer sí podrán retornar a las aulas».