En el desarrollo de operaciones coordinadas, conjuntas e interinstitucionales tropas del Ejército con la Policía Nacional y la Fiscalía General de la Nación, golpearon las estructuras al margen de la ley.

En la vereda La Cuatro, jurisdicción del municipio de Tibú, fue recuperado el material de guerra abandonado por una persona que se movilizaba en una moto que al percatarse de la presencia de las tropas, emprende la huida y deja caer una caja, adelantados los protocolos de seguridad por parte del grupo de Explosivos y Demoliciones se estableció que se trataba de explosivos, recuperando un cañón de repuesto para ametralladora y 100 estopines.

Sobre este mismo municipio en la vereda Serpentino, en una operación de control territorial, fue captura una persona que tenía en su poder dos cartuchos calibre 9 milímetros, en el momento de la verificación, esta persona manifiesta no tener permiso para portar estos elementos.

De otra parte, esta ofensiva permitió a las tropas del Grupo de Acción Unificada para la Libertad Personal (GAULA) Norte de Santander, capturar en área urbana de Cúcuta y en flagrancia a un presunto integrante del Grupo Delincuencial Organizado Los Rastrojos, en el momento que recibía el dinero producto de una extorsión.

A la víctima, quien venía recibiendo constantes amenazas de muerte, le fue exigida una suma de cuatro millones de pesos a cambio de respetarle su vida y la de sus familiares. El capturado y el dinero recuperado quedo a disposición de la autoridad competente.

En el municipio El Zulia, el GAULA en diligencia de allanamiento capturo en flagrancia dos personas con 261 gramos de clorhidrato de cocaína que fueron sindicadas por el delito de tráfico, fabricación y porte de estupefacientes.

Las operaciones desarrolladas contra la delincuencia común y los grupos ilegales afectan directamente las estructuras armadas, financiera y logística, minimizando sus capacidades delictivas y su accionar criminal que pretenden afectar la tranquilidad de los nortesantandereanos.