“Yo venía de mi trabajo para mi casa, me bajé del bus en la calle 90 con carrera 53. Caminando por ese sector veo a un taxi y un hombre parqueado a su lado; el hombre que está afuera del carro me ve pero no dice nada. Cuando voy en la cuadra siguiente volteo a ver si alguien viene detrás, pero no veo a nadie, pero cuando vuelvo a voltear hacia el frente observo que está delante de mío”.

Así describe Valerie Royero Benavides el inicio del momento de pánico que vivió la noche del miércoles, luego de que un sujeto la golpeara salvajemente para robarle sus pertenencias, entre esas las tarjetas de crédito, celular y 700 mil pesos en efectivo.

La mujer de 23 años continuó diciendo que luego de que el individuo se interpuso en su camino, este le habló y exigió que le entregara sus pertenencias.

Lea también: AUC amenazan a líder social en Bolívar

“Él me habla, pero yo no le entiendo. Luego me dice: ¡Dame tu celular! Yo puse resistencia y en el momento en que yo me resistí el me golpea, me corta el rostro, yo me caigo, ahí es que él logra quitarme el bolso, se monta al taxi y se va”, explicó a EL HERALDO la mujer, estudiante de décimo semestre de administración de negocios internacionales de la Universidad Libre y trabajadora en un centro comercial del norte de la ciudad.

“En el forcejeo se me cayeron mis gafas, por lo que no pude reconocer la placa del vehículo ‘zapatico’ ni la empresa a la que estaba afiliado”, dijo la víctima, que denunció el hecho ante las autoridades.

De acuerdo con la denuncia hecha por la mujer, el delincuente hurtó 700 mil pesos en efectivo, un celular y tarjetas de crédito. “El tipo comenzó a comprar en internet: hubo transacciones en una página llamada Mercado Colombia, algo así, pagos por $750 mil, $370 mil, otra de $80 mil y una de $50 mil; el banco alcanzó a declinar otras”.

Le puede interesar: Murió menor de edad tras caer de una motocicleta en Santander

Inconformidad con la Policía

“Luego de que el asaltante se va, yo salgo corriendo hasta mi vivienda a pocas cuadras; como la gente me veía corriendo con los chorros de sangre encima de mi cara, hubo varias personas que me siguieron hasta mi casa, luego mi familia me llevó a la sala de urgencias de Salud Total de la calle 82 con carrera 47”, dijo Royero Benavides, que recibió cinco días de incapacidad por las heridas sufridas.

Agregó que a la clínica llegó un Policía que le tomó los datos pero que no le hizo firmar nada; “ni siquiera reportó algo por radio, ni reportó la pérdida de mis documentos. Esa misma noche, cuando yo llego a mi casa decido recorrer los edificios del sector en busca de cámaras. A un vigilante del edificio enfrente de donde ocurrió el hecho le pedí el video y me dijo que allá estuvieron policías y le dijeron que el ataque que sufrí no había sido nada, que era una pelea de pareja. No sé porque llegaron a esa conclusión”, explicó Royero Benavides.

“Tenía los dientes amarillos”

Al ser preguntada por las características físicas de su agresor, la mujer explicó que se trataba de un hombre de baja estatura, moreno, con los dientes amarillos, tenía unos audífonos puestos, usaba pantalón caqui y camisa gris, era delgado, sin barba.

La mujer puntualizó que es la primera vez que le una situación así. “Si las autoridades me lo piden, puedo identificar a mi agresor para que se dé pronta captura”, dijo.

Cortesía El Heraldo.