Una hermana de Karines Bohórquez Rondón –como fue identificada la mujer encontrada en el negocio de la Ciudadela 20 de Julio– aseguró que el hombre la acosaba insistentemente y la amenazaba pese a que ya habían terminado la relación desde hace un par de meses.

La amenaza de muerte que Darwuin Vargas le hizo a Karines Chiquinquirá Bohórquez Rondón la habría cumplido este sábado por la noche, según el relato de la hermana de la víctima.

Pese a que tenían meses de haber terminado la “tormentosa” relación, la mujer, de nacionalidad venezolana, terminó al interior de la habitación de un motel, ubicado en la Ciudadela 20 de Julio, en compañía de un hombre, quien la ahorcó con una sábana hasta quitarle la vida.

Esta fue la versión que entregó a EL HERALDO Karitza Bohórquez sobre lo ocurrido con su hermana, Karines Chiquinquirá, de 28 años, quien fue encontrada muerta a las 10 de la noche de este sábado dentro de la residencia de razón social ‘Soluciones’, frente al estadio Metropolitano.

La mujer aseguró que su hermana vivía una relación “violenta” con el que señala es su agresor.

“Ellos tenían una relación desde hace más de cuatro meses, pero desde hace dos ella lo había dejado porque él la maltrataba, la golpeaba, la acosaba, incluso, él le mandó un mensaje a otra de mis hermanas donde aseguró que la mataría”, dijo la pariente.

Karines y Darwuin se conocieron en Venezuela y se vinieron juntos a Colombia a probar mejor suerte. La mujer se desprendió de sus cuatro pequeños de 11, 8, 6 y 3 años y llegó a la capital del Atlántico, donde según su hermana, laboraba como mesera.

Karitza Bohórquez, hermana de la víctima.
Karitza Bohórquez, hermana de la víctima.

Sin embargo, el idilio de amor entre la pareja se desmoronó rápidamente por los celos enfermizos de Darwuin.

“Ella nunca lo denunció pese a los golpes por eso lo abandonó, pero él la seguía constantemente, se le aparecía donde ella estuviera y anoche se le presentó al trabajo con la intención de cumplir su amenaza de muerte”, añadió la mujer.

De acuerdo con el reporte entregado de las autoridades, Karines Bohórquez entró al motel en compañía de un hombre. Al pasar un tiempo, el acompañante salió solo y se marchó. Lo que alarmó al administrador del negocio.

Al ver que la mujer no salía y no respondía a los llamados, el empleado decidió entrar a la habitación y la encontró sin signos vitales.

La Policía se trasladó al lugar de los hechos y posteriormente detalló que el cuerpo tenía signos de violencia y que la muerte se produjo por asfixia mecánica.

Cortesía El Heraldo.