Nada pudo hacer el exmilitar y ganadero Guzmán Ochoa Pérez, cuando sujetos llegaron atacarlo a balazos en pleno centro de Cúcuta, en su mano quedó el arma de fuego el cual contaba con permiso para portarlo.

Según se conoció Ochoa llegó junto a su esposa a un restaurante de comida de mar ubicado en la avenida 3 con calle 6, hasta el momento todo parecía normal.

Ellos eran los únicos clientes de ese martes a las 4:30 de la tarde, la mesera tomó el pedido y se disponía a llevarle las bebidas cuando de repente varias detonaciones de arma de fuego la hicieron terminar debajo de una mesa para cubrirse de las balas.

Los gritos de la desesperada esposa hizo que entre varios transeúntes la ayudarán a subirlo a su vehículo para ser trasladado a un centro médico.

Aunque alcanzó a llegar a una clínica, su grave estado de salud no le permitieron continuar con vida.

Autoridades adelantan las investigaciones pertinentes, debido a que el occiso no presentaba antecedentes judiciales y no habría manifestado sobre algún problema o amenazas en su contra.