La menor, quien sumaba 38 días en atención, se convirtió en el estandarte de esperanza en Cúcuta, una ciudad golpeada por el desempleo, la informalidad y las demás implicaciones sociales y políticas generadas en esta zona de frontera.

“Nos sentimos orgullos de sacar adelante a la niña, que tras de 38 días sale para su casa a reunirse con su familia”, precisó Nubia Gómez, coordinadora del área de pediatría del hospital de Cúcuta.

La pequeña salió en brazos de un doctor del centro médico y desfiló durante unos 50 metros, en medio de una calle de honor de trabajadores del hospital y de periodistas locales. Finalmente fue subida a un taxi, para el reencuentro con sus familiares.

Lea también: Un plan de desarrollo fuera de realidad del COVID-19

Los especialistas que la atendieron precisaron que la bebé “continuará en aislamiento”, como parte del proceso de cuidado.

“Tuvo varias complicaciones. Pero nos alegra que haya respondido bien a los tratamientos”, añadió la líder del área de pediatría.

Los familiares de la menor se abstuvieron de entregar declaraciones y de atender a los medios de comunicación, para evitar situaciones de rechazo en el municipio donde residen.

Ver transmisión en vivo de la salida del hospital.