Los reclusos, de 23 y 34 años de edad, aprovecharon justo cuando una fuerte tormenta eléctrica azotaba al municipio ribereño para poner en marcha su plan de fuga.

Al parecer, contando con las herramientas necesarias, los internos lograron abrir un hueco, de aproximadamente 50 centímetros, en la pared de la celda.

Le puede interesar: Riña entre madre e hija, dejó a una muerta en Bucaramanga

Sin que los uniformados se percataran, adentraron sus cuerpos por el hueco y lograron salir por la parte trasera de la estación.

“Parece que le dieron porra a esa pared, porque de qué otra manera van a lograr a hacer un hueco tan grande para fugarse”, reveló un residente de este municipio.

Uno de los fugitivos se encontraba capturado por el delito de receptación, mientras que el otro enfrenta un proceso por el delito de tentativa de homicidio.

Ambos llevaban más de cuatro meses detenidos en esa estación.

Cortesía Vanguardia.